Páginas vistas en total

martes, 8 de julio de 2014

ACEPTACIÓN...


Aceptar es ver las cosas tal y como son, no cómo nos gustaría que fueran; cuando la realidad no coincide con nuestras expectativas nos sentimos frustrados, impotentes y enfadados. Nos rebelamos contra lo que Es. Nuestra felicidad se esfuma, se volatiliza, aún teniéndolo Todo no tenemos Nada.

No es fácil aceptar la realidad, sea cual se ésta, pero si lo haces, si dejas de rebelarte ocurrirá el verdadero milagro de la VIDA, ésta se desplegará ante tí en toda su maravillosa presencia. No estoy hablando de que aceptemos aquello que nos gusta, que nos maravilla, sino de la totalidad del paquete. 

Entonces...

Puede ser que dejes de estar tan inseguro, tan asustado con lo que temes, simplemente lo has aceptado. Si dejas de tener miedo dejarás de ser agresivo y violento en tus formas, te volverás más suave, podrás mirar a los demás como iguales. Quizás si sigues trabajando con tu aceptación puedas mirar a los demás con ojos compasivos, sabiendo que son como tú, que serías tú si hubieras nacido en ese lugar donde él nació, donde se educó y tuvo que vivir.

Entonces, quizás, tu corazón se abra un poco más al dolor del otro y tu yo desaparezca un poco más y el mundo lo agradecerá.

Quizás merezca la pena intentar esforzarse ser mejores sin ser perfectos. Trabaja la aceptación, cultiva esa semilla y tú y el mundo avanzaréis juntos de la mano.

Sed felices o, al menos, intentadlo...


1 comentario: